01 %
MediosLos despachos toman la palabra: la comunicación legal como factor diferencial

Los despachos toman la palabra: la comunicación legal como factor diferencial

Nuestro compañero Andrés M. Castillo Ahumada, periodista y consultor sénior de comunicación legal y marketing de Diferencia Legal, analiza en el medio de comunicación Idealex.press cómo afrontar correctamente una estrategia de crecimiento desde cero que diferencie a la firma de la competencia y la importancia de fijar una estrategia de comunicación legal a largo plazo.

«La mayoría de despachos que aspiran a obtener resultados inmediatos suelen dejar a un lado la visión estratégica y sucumben ante promesas que, como práctica habitual, suelen incluir fórmulas milagrosas que garantizan éxitos desmesurados en plazos de tiempo prácticamente irrisorios», razona.

Si bien la comunicación legal continúa siendo la asignatura pendiente de muchas firmas, especialmente aquellas que cuentan con recursos humanos y materiales más modestos, el interés de los despachos de abogados por la comunicación legal ha crecido de forma proporcional al desarrollo de las nuevas tecnologías. «Apertura frente a hermetismo» afirma Castillo.

La comunicación estratégica, enlace entre marketing y desarrollo de negocio

Ya es una realidad que, a través de consultoras externas u otros proveedores especializados, los despachos que entienden el poder de la comunicación legal como un factor diferencial suelen apoyarse en un equipo de profesionales que, gracias a su elevado expertise, se convierte en un bastión fundamental para alcanzar los objetivos fijados por la entidad. Pero, ¿qué sucede cuando los resultados prevalecen sobre la estrategia?

El experto recuerda la importancia de no caer en el error, muy común en los despachos de abogados, de centrarse en obtener resultados inmediatos para dejar a un lado la visión estratégica. «Como en todo negocio, para la consecución de los objetivos marcados resulta fundamental diseñar e implementar una hoja de ruta que deberá estar asentada sobre una base sólida e imprescindible: la estrategia. Este plan de acción, alineado con los valores y la filosofía del propio despacho, cuenta, por lo general, con tres líneas de actuación: el marketing, el desarrollo de negocio y la comunicación, en su sentido más amplio», advierte.

Aquellas organizaciones que verdaderamente confían en los beneficios de llevar a cabo acciones de marketing y de desarrollo de negocio son plenamente conscientes de la imperiosa necesidad de elaborar un minucioso plan de acción que no solo contemple la meta (qué objetivos queremos alcanzar), sino también, y tan importantes como el propio fin, el punto de partida (en qué situación actual nos encontramos). Además, qué herramientas necesitamos para implementar el plan (recursos humanos y materiales) y, algo imprescindible, cómo vamos desarrollar la citada estrategia. «Sin tener en cuenta estos aspectos, posiblemente las pretensiones del negocio estarán abocadas al fracaso», asegura.

La comunicación legal, una herramienta con mucho potencial en el sector legal

Por citar algunos ejemplos de errores muy habituales en el ámbito marketiniano, lanzar una campaña de Ads sin una estrategia definida, raramente nos permitirá acceder al público objetivo y, por tanto, tener una oportunidad real y efectiva de ofrecer nuestros servicios a una audiencia interesada. Del mismo modo, y ya en la práctica del desarrollo de negocio, la “venta a puerta fría” de modo indiscriminado, o la asistencia o participación en eventos sin tener en cuenta a quién nos dirigimos o qué deseamos posicionar en el mercado, tampoco nos dará los frutos deseados.

«Todo comunica, la ausencia de estrategia también», recuerda. Por tanto, el consultor de comunicación legal destaca el error de confiar en que incursiones rápidas y sin planificación en determinadas acciones de marketing y desarrollo de negocio serán la solución para obtener resultados satisfactorios e inmediatos. Ello frente a las acciones de comunicación legal que, en muchas ocasiones, son arrinconadas en la estrategia por falta de tiempo, de recursos o de creencia en ellas. «Esto no hará sino agravar y prolongar la situación a la que se desea hacer frente», afirma.

¿Qué medidas sí deben implementar los despachos de abogados?

El experto en comunicación legal y marketing destaca la generación de contenidos enriquecedores que aportan valor a la sociedad, pero que también contribuyan a reforzar la propia marca del despacho: «Es una oportunidad única para romper esa barrera de cristal que hacía casi imposible contemplar la posibilidad de que determinados actores del sector legal, anclados tradicionalmente en la inaccesibilidad pública y el silencio mediático, pudieran desempeñar un rol protagonista en las páginas y pantallas de muchos medios de comunicación».

«La comunicación es ya un factor clave en la estrategia de todo aquel despacho que aspira a dejar huella. El momento es aquí y ahora», concluye Andrés M. Castillo Ahumada, periodista y consultor sénior de comunicación y marketing de Diferencia Legal.

Pulsa aquí si quieres leer el artículo completo publicado en Idealex.press.

Ir arriba