01 %
Comunicación legalPor qué la voz de tu marca afecta a tu audiencia

Por qué la voz de tu marca afecta a tu audiencia

En la identidad corporativa de la marca tendemos a pensar que lo único relevante es el logo, la tipografía, los colores, los estilos de diseño… y se suele pasar por alto algo muy importante: su voz. Con la actual importancia de las redes sociales, destacar y tener una identidad propia cada vez es más importante para posicionar tu marca y crear un espacio con personalidad. Pero, ¿cómo damos voz a una marca? Aún sin quererlo, tu despacho ya tiene voz. Puede que no esté definida o que nunca hayas pensado en ella, pero todo el lenguaje, el vocabulario y la jerga que has usado para conectar con tu público objetivo, forma parte de la voz de tu marca.
¿Qué es la voz de la marca?

¿Qué es la voz de la marca?

La voz de la marca es la personalidad distintiva que adopta una marca en sus comunicaciones. Imagina que vas a una cena y estás charlando con todos los invitados. Una persona destaca porque es muy buena para contar historias de una manera original. La fluidez de sus palabras, el lenguaje que utiliza y su personalidad se combinan para crear una experiencia memorable. De hecho, cuando cuentes esa historia, pensarás inmediatamente en esa persona.

Ahora que entendemos que es la voz, piensa en tu marca y hazte estas preguntas: si tu marca fuera una persona, ¿qué rasgos de personalidad adoptaría? ¿Qué evitaría activamente? ¿Qué frases y coletillas usaría? ¿Tendría un tono fuerte, dulce o divertido?
Esta personalidad se aplica a todos los lugares en los que habla su marca, incluidos los boletines informativos/circulares/newsletters, las publicaciones en las redes sociales, la comunicación interna, la publicidad… Pero, ¿por qué todo esto es importante para tu despacho? ¿Por qué no escribir lo que quieras en el estilo que te apetezca ese día?

El panorama digital está abarrotado. Está lleno de conversaciones de marcas y personas por igual. Para marcar la diferencia, tu contenido escrito necesita la misma atención y consistencia que le das al resto de elementos de tu marca.
Y es que la voz de la marca es importante si quieres que sea coherente y reconocible. La conciencia de marca tiene éxito cuando puedes identificar una marca sólo por su contenido, antes incluso de ver quién lo ha publicado, lo que te permite llevar tu marketing al siguiente nivel.

Aquí te dejamos 3 consejos para dar voz y tono a tu marca:

1. Observa cómo has estado hablando

Si ya has publicado en redes sociales, tienes un blog o una newsletter, revisa como ha sido el tono de esas comunicaciones. Partiendo de esa base, crea una imagen global de la voz de tu marca. Con esta observación podemos ser conscientes de que el tono y la voz pueden variar de una a otra, sobre todo si hay varias personas encargadas de las mismas. Una vez tengas una visión global, identifica que aspectos te parecen más interesantes, cuáles identificas más con tu marca y cuáles gustan más a la audiencia.

2. Conoce tu marca

Como si de una persona se tratase, date tiempo para conocer tu marca. Visualízala como una persona y crea una identidad verbal, es decir, una guía que resuma las principales características de personalidad de tu marca y que albergue todas las normas, reglas y pautas a tener en cuenta a la hora de redactar un texto en nombre del despacho. Esta guía debe incluir: 4-5 rasgos de personalidad, vocabulario común, frases y jerga. Además de una serie de normas gramaticales, ¿Cómo se usan las mayúsculas? ¿Qué tiempo verbal se usa más? ¿Habla en plural o en singular? Detrás de un guión, ¿usa un espacio?
Aunque parezcan detalles sin importancia, cada uno de estos pasos hace que exista una armonía entre todas tus publicaciones y escritos que impulsará tu marca, amplificará el mensaje y aumentará tu credibilidad. ¡Es el mismo truco que usan los medios de comunicación con sus manuales de estilo!

3. Identifica a tu público y a las personas

Otra manera de formular la voz de tu marca es ver quiénes son tu audiencia y tus clientes potenciales. Si tu público objetivo es más joven, mejor utilizar un lenguaje que resuene con ellos. Utilizar un lenguaje que resulte familiar a una generación más mayor sólo servirá para alejar a los más jóvenes.
A medida que vayas analizando tu público, haz una lista de los rasgos y el vocabulario común que quieres adoptar como marca para llegar a ellos/as. Puedes usar, por ejemplo, expresiones típicas de las zonas donde reside tu público objetivo y evitar otras con las que no se identifiquen. ¡Pero ojo! No te dejes llevar por las modas y ten siempre en mente el objetivo de tu marca / despacho

.… Y no te olvides de revisar y adaptar

Eso sí, el desarrollo de una voz de marca no es un esfuerzo único. Debe revisarse y perfeccionarse periodicamente, como una vez al año o durante las revisiones importantes de la marca, y durante eventos importantes que alteren significativamente la estrategia de marketing de tu despacho. Si no se pasa de cuando en cuando ‘el algodón’ a la voz de la marca, se corre el riesgo de sonar desfasado o fuera de contacto con los acontecimientos actuales.

4. Conoce tu tono

La voz de la marca es lo que dices y el tono de la marca es cómo lo dices. Tu tono puede variar según el público o el momento, por lo que es una buena idea documentar cuándo usar ciertos tonos en determinadas situaciones. Puedes usar un tono alegre para anunciar una nueva incorporación a tu empresa, y uno más comedido para responder una queja de un cliente.

Para esto, tienes que identificar los escenarios más comunes con los que se encuentre tu empresa, clasificarlos y definir que tono vas a usar en cada uno de ellos.

5. Revisar y adaptar

El desarrollo de una voz de marca no es un esfuerzo único. Debe revisarse y perfeccionarse en momentos determinados, como una vez al año o durante las revisiones importantes de la marca, y durante eventos importantes que alteren significativamente la estrategia de marketing de tu empresa. El lenguaje evoluciona y las palabras que se utilizaban hace cinco años pueden no estar de moda hoy. Si no se comprueba constantemente la voz de la marca, se corre el riesgo de sonar desfasado o fuera de contacto con los acontecimientos actuales.

Por ejemplo, el uso de los memes en las redes sociales no era tan habitual hoy como hace cinco años. Pero han evolucionado hasta convertirse en algo común y ahora son fácilmente utilizables en casi cualquier situación y en casi cualquier marca.

Ir arriba Desliza Ver